Konakes y la urdimbre de Enjeduana

Konakes y la urdimbre de Enjeduana

Konakes y la urdimbre de Enjeduana: las tejedoras de Sumeria. En relieve de arcilla, la primera representación real de la mujer envuelta en su chal de Konakes con el vellón de oveja hacia afuera, nos remonta a las sumerias, inventoras del tejido y del fleco, ataviadas con coronas de formas orgánicas en hoja de oro. Resulta de gran vitalidad para darle voz a estas imágenes, imaginar que exista un poema escrito por una sacerdotisa hace 4300 años, el de Enjeduana cantando a Inana, La Gran Madre, creadora de todas las tramas y urdimbres.

Mauricio Cervantes

El origen del sentido
En el ciclo de imágenes de la colección encontramos a través de un tejido de referencias y citas, una relación espontánea de elementos icónicos y míticos con tantos significados y vínculos posibles como un mazo de tarot. Si recordamos (1973), Italo Calvino utiliza como vehículo mágico-narrativo las cartas del tarot Visconti y a partir de tiradas al azar, escribe su interpretación, dirigida por el esquema de un relato prototípico, casi arquetípico, este último, punto de partida de la serie en donde Mauricio Cervantes, construye una trama de telaraña combinada aparentemente por el azar y el simbolismo ancestral de las imágenes: las de los sumerios inventores del tejido y de la escritura cuneiforme, vinculados al signo y al categoría presente tanto en el hilar y en el proceso de crear. Mauricio Cervantes, como el prestidigitador de Calvino, se desplaza, asume el azar y el riesgo de las combinaciones, como posibilidad abierta donde la creación cargada de sueños, amor, erotismo lo libera y se libera.

Su proceso creativo corresponde a una esfera de los sentidos donde el contacto de lo real y lo simbólico nos apresa y expresa la conversión única frente a la alteridad, haciendo surgir una amplia gama de imágenes del otro, de nosotros, de visiones primarias múltiples del yo. Así en esta serie de siluetas representadas, entrelazadas, encontramos que adquieren una simbología propia y que se integran a una conjunción de situaciones que han sido interpretadas deliberadamente con el fin de proponer una narración sobre la base de un crucigrama visual, es decir la transposición de fragmentos hasta llegar –como Calvino en un naipe– al primer Yo. El yo imaginario del autor son todas las cartas del tarot y al mismo tiempo es sólo una: la primera contenedora del todo, del mismo, punto de partida de una historia que a su vez abisma otra historia: la de autor, la del artista, la de Cervantes vinculado en su origen a la madre tierra conformando una entidad abierta de significantes.

Indira Sánchez

A-Konakes-en-negro-1547mm

BM-Konakes-en-negro-INV-1547

A-Konakes-en-óxido-1547mm

Konakes-Azul

SD-Konakes-en-negro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s